Página principal

El hombre árbol de Bangladesh sigue luchando: su enfermedad incurable es ahora un calvario

Abul Bajandarun hombre de Bangladesh que padece un raro trastorno genético conocido como síndrome del "hombre árbol" se sienta en una cama de hospital mientras espera tratamiento en la unidad de quemados de Dhaka Medical College Hospital DMCH a Dhaka, Bangladesh.

Abul Bajandar, de 32 años, ha sido sometido a más de 20 intervenciones quirúrgicas en los últimos siete años para extirparle estas inusuales verrugas que parecen trozos de árboles causadas por una enfermedad relacionada con un mal funcionamiento de su sistema inmunitario.

Según sus médicos, padece epidermodisplasia verruciforme, una enfermedad no contagiosa pero incurable.

photo Ansa
Estamos en Bangladesh
Abul Bajandares un hombre de 32 años de Bangladesh apodado "el hombre árbol" por las verrugas de sus manos causadas por una rara enfermedad genética. Aunque pasó una infancia muy normal en su ciudad natal, seguro que no se imaginaba que, en pocos años, su historia se conocería en todo el mundo. Ni de que se le conocería como "el hombre árbol", un apodo inusual que le fue dado precisamente por una enfermedad muy rara que le cubría las manos de enormes bultos, similares, de hecho, a la corteza de un árbol.
photo Ansa
Un calvario sin fin
Abul ha sido sometido a más de 20 intervenciones quirúrgicas en los últimos siete años para extirparle estas insólitas verrugas. Y ahora vuelve a estar hospitalizado para someterse a una nueva intervención quirúrgica. Ingresó el 13 de mayo.
Photo Getty
Un problema que empezó en la adolescencia
Durante su adolescencia, Bajandar empezó a notar, sin prestar demasiada atención, la presencia de algunas pequeñas verrugas en la piel de manos y pies. Con el tiempo, estas extrañas formaciones siguieron creciendo y aumentando en número. Como la solución de eliminarlas con un cuchillo había resultado inútil y dolorosa, el joven decidió finalmente consultar al médico de su pueblo, un homeópata y experto en hierbas que, por desgracia, no hizo más que empeorar las cosas.
Photo Getty
La situación ha empeorado
Alrededor de los 20 años, las verrugas empezaron a adoptar un aspecto similar al de la corteza de una planta, multiplicándose cada vez con mayor rapidez. Al cabo de cinco años, los bultos siguieron creciendo sin control y acabaron cubriendo por completo las manos del joven.
photo Ansa
El diagnóstico y sus esperanzas
Abul Bajandar se le ha diagnosticado epidermodisplasia verruciforme (EV), también conocida como síndrome Lewandowsky-Lutz, una genodermatosis hereditaria debida a mutaciones genéticas que hacen a los pacientes susceptibles a las infecciones por el virus del papiloma humano. "Quiero vivir como una persona normal, sólo quiero poder tener a mi hija en brazos y estrecharla contra mí", había declarado Bajandar. Esto había sucedido tras varias operaciones a las que se había sometido y que finalmente le permitieron comer y escribir utilizando sus propias manos. Pero ahora es necesario intervenir de nuevo.
Galerías de arte Colecciones privadas
14/04/2024
Informativa ai sensi della Direttiva 2009/136/CE: questo sito utilizza solo cookie tecnici necessari alla navigazione da parte dell'utente in assenza dei quali il sito non potrebbe funzionare correttamente.